La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada. José Ortega y Gasset

martes, 21 de diciembre de 2010

Mi regalo de navidades



De las conversaciones diarias rescato muchas situaciones que luego acabo escribiendo esta es una de esas veces.

Mi trabajo es una fuente inagotable de ideas sobre las que escribir, una de ellas requiere la pequeña historia que cuento.
Tengo una amiga que empezó trabajando conmigo,  ahora esta en otra provincia mostrando al publico su mejor sonrisa y su buen hacer.

Hablando con ella por teléfono, el trabajo es uno de los temas que mas repiten, por supuesto. Como empecé siendo su jefe cualquier duda importante hace necesaria la consulta. Pero ayer el tema del trabajo quedo al margen y la conversación derivo a derroteros, mas afables, que vas hacer en nochebuena, si nos tocara la lotería, etc. Cuando se llego al tema de los regalos que nos podían tocar, surgieron ideas sobre lo bien o mal que nos portamos durante el año y en tono de broma indique que no me traería nada Papa Noel, se quedo callada durante un instante y me dijo:

“En nochebuena voy para Alicante a pasar las fiestas, te invito a comer y así tu regalo seré yo”

Salio como una frase graciosa y sin más, pero al rato de colgar el teléfono, me di cuenta de que lo dicho era importante, de que me regalaban compañía, un buen rato durante una comida, y eso era un gran regalo. Así que este año, a parte de los regalos materiales y normales, intentare regalar a la gente que quiero, eso, pasar un rato con ellos. Creo que no hay mejor regalo, ¿NO? 

Cenicienta en la calle mayor



La idea de unas navidades, en muchas ocasiones requiere ciertos personajes, ciertos accesorios materiales y algunos lugares pintorescos.

La calle de comercio típica en muchas poblaciones se nombraba como la calle mayor, carrer ample, calle principal, denotando un adjetivo de importancia en el propio nombre, un nombre de referencia donde se, donde comprar, donde pasear, donde lucir el traje de los domingos.

 Por desgracia todo ha cambiado bastante, hoy en día ese punto de referencia, en ocasiones son calles mas o menos abandonadas, que no tienen la afluencia de otros tiempo. Calles que las, parecen aparecer como en una película de cine antiguo imágenes difusas de otro tiempo paseando.

Se sustituyo todo por grandes puntos de referencia como los centros comerciales, se trasladaros a avenidas nuevas o a zonas con nuevos servicios. Las ciudades crecen y evolucionan al igual que nosotros, pero se echa de menos el paseo por esas calles viendo como una niña lucia un bonito traje que estrenaba, cual cenicienta en la fiesta del príncipe.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Mi sueño, tu sueño, su sueño.


Una de las frases que siempre uso como lema es:

“Disfruta de lo que tengas y no de lo que desees”.

A veces la vida te lo pone difícil y la sensación de que todo esta perdido y de que lo vivido se perdió, resulta frustrante.

Cuando vivimos no nos damos cuenta que todo lo que va pasando, sea  porque lo buscamos o porque nos llega así, nos hace evolucionar, ser de una forma u otra como somos. Y si al final somos buena gente
(Con nuestros defectos) es que lo vivido nos llevo a esto.

El primer trayecto hacia una vida como la deseamos, es entender lo vivido y de ahí extraer lo útil y desechar lo desechable. A partir de aquí cualquier camino es bueno, el andarlo es decisión de uno mismo.

El segundo trayecto es entender que lo que te queda de vivir es mucho y bueno que la gente que te acompaña en el camino te apoyara. Cualquier situación o persona inesperada te dará motivación para seguir.

Mi sueño, tu sueño, su sueño pueden ser distintos pero nos llevaran al mismo sitio.

 Dedicado a MJ y cangrejita




Si hombre ,¿y que más?



A base de porrazos, según dicen, aprendemos. Aunque en la monotonía de lo cotidiano dejamos pasar las situaciones mas enervantes.

Viendo lo ocurrido con los controladores y la que se monto me pregunto porque con otros temas igual de indignantes no reaccionamos así.

Un conocido, comentaba las vueltas que tuvo que dar, para dar de baja una cuenta que ya no utilizaba .Aproximadamente en febrero se acerco a la oficina del banco para anular una cuenta en desuso le comentaron que primero tenia que dar de baja la tarjeta asociada a la cuenta y esperar un mes para hacer lo mismo con la cuenta .hasta aquí todo normal .Al mes recibe una carta con una tarjeta nueva, para su sorpresa le renovaban la tarjeta. Fue a la oficina y le comentaron que era una renovación automática, como estaban a mediados de mes tenia que esperar la anulación  y pasó otro mes y medio. A comienzos de Mayo fue a la oficina para ya dar de baja la cuenta  todo  bien le hacen los papeles y le cobran  una comisión de 36 € por mantenimiento de enero a mayo. Este señor se levanto de la silla le comento al de la oficina si tenia que pagar algo mas y sin mas salio por la puerta con la sensación de ser estafado pero con las ganas del que por fin se libra de un lastre que mas que el importe perdido fue el tiempo perdido.

Antes situaciones así deberíamos rebelarnos, simplemente por habernos hecho perder nuestro tiempo, tiempo que podíamos haber dedicado a nuestros hijos a nuestras aficiones o haberlo perdido en lo que hubiéramos elegido.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Mírame estoy aquí



Mientras vamos al trabajo o a llevar a los hijos al colegio atravesamos calles, avenidas donde al tiempo concurren decenas o centenares de personas realizando actividades parecidas, parados en un semáforo observamos como un hombre que fuma en pipa tranquilamente, o un niño pasea a su mascota.

En algún instante viendo a alguien, puede venirnos un flash de cómo será esa persona, o a donde ira.

Tenemos a la gente que pasa rozándonos y no somos capaces de recordar si era hombre o mujer. ¿Andamos por este mundo ignorando a los demás? ¿Es una forma de interiorizar muestra vida?¿un mecanismo de defensa?
¿Cuesta tanto sonreír si te sonríen, saludar si te saludad?

Si somos así con los que viven puerta con puerta como pretendemos comportarnos mejor con alguien que esta a 5000Km.

En estas épocas comienza una especie de carrera mediática, de anuncios de ONGS solicitándonos ayuda, y respondiendo como si fuera nuevo todo ayudamos en mayor o menor medida.

Esa gente a la que ayudamos, esta ahí todo el año no solo en navidades tienen necesidades todo el año, no solo ahora, mirar todos los días alrededor nuestro, ver el mundo, lo que pasa en el, ser conscientes de lo que hay y si podemos ayudar.

Gracias Mercedes


Hoy me levante como un día cualquiera, me ponía un café, me afeitaba, con las prisas normales de una jornada laboral.
Hoy como un día cualquiera llegue al trabajo, comencé a atender a la gente y entré en la autoría de mi profesión.

Hoy, si no es porque entró Mercedes a mi establecimiento, hubiera sido todo más o menos igual que todos los días (dentro de lo igual que es atender a dos personas distintas).

Mercedes es una mujer de 78 años que entro en silla de ruedas con un brazo en cabestrillo, su hijo me indicó si podía comprobarle la graduación, estaba operada de cataratas hacia unos meses.

Me dispuse como siempre a graduar, haciendo  por supuesto una anamnesis preliminar. Cuando comencé a hablar con ella, me di cuenta que era una persona con dotes de palabra y gran cultura, el interrogatorio me llevo a preguntarle por su trabajo en los últimos años, su respuesta “funcionaria del estado”, para más datos abogada del estado, en tono distendido le comente:

 “habrá usted sido de las que abrió camino en España”

Como si hubiera tocado algún interruptor su cara reflejo una sonrisa y me respondió:

“En 1952 entre en la facultad de derecho y éramos 2 mujeres, lo peor no era el trato de otros estudiante era el desprecio de algunos catedráticos, nos lo hicieron pasar mal”

En el rostro de Mercedes continuaba esa sonrisa que reflejaba que no había resentimiento, había un reflejo de satisfacción, de un “no pudisteis conmigo”.

La conversación siguió por derroteros más banales, mientras le tomaba la graduación.

Cuando me despedí de ella, dándole la mano me pareció una leyenda, una heroína, la verdad es que no se como definirlo. Una luchadora, que en su vejez demuestra que todas las personas podemos lograr lo que queremos.

Aunque creo que ella hubiera preferido ser una más, haber tenido 50 compañeras mientras estudio derecho allá por los años 50