La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada. José Ortega y Gasset

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Si te paras te mueres

Esta afirmación tan categórica es algo dura si la sacamos de su contexto, de su explicación.  

Si no te comunicas, mueres poco a poco, sino te relacionas te pierdes en ti.

Esta otra es una realidad sin más, necesitamos comunicarnos y no todos lo hacemos igual pero al fin y al cabo todos necesitamos hablar, comer, respirar, reír, soñar, jugar, bailar,…… y parte, sino todo, lo hacemos comunicándonos con nuestro entorno, con más gente.          

                                                  D

Necesitamos aprender y después necesitamos contar lo que aprendimos
¿De qué sirve sino? No puedo dedicarme a acumular información, a pintar cuadros, a escribir canciones, si luego no tengo a quien enseñárselo.    

La ilusión que generamos cuando planificamos, cuando soñamos, cuando pensamos en todos los aspectos de aquello que vamos a hacer. Que nos apetece, que nos emociona .Estar moviéndose y no en el sentido literal, es lo que nos hace vivir y vivir más intensamente.

Disfrutamos mas el momento de preparación o de espera que llegue algo que luego realmente el momento.

Vamos a vivir , ¿no?

jueves, 24 de noviembre de 2011

Y en un momento tu vida cambia

Pues eso que uno esta tan tranquilo, en una vida de trabajo, de hobbies de hijos, y de repente aparece algo que te descoloca.

No estamos preparados para recibir cambios, ya sea conocer gente, cambiar de trabajo, de vida. Pero directamente hay que afrontarlos, a veces nos sumergimos en lo diario sin más, sin pensar, como un organismo programado. No nos percatamos que somos personas, dominadas básicamente por emociones, y estas son las que diariamente, sin nosotros saberlo, nos llevan de un lado a otro en la vida.
                                               D
Si, somos seres emocionales, es nuestro sino de ser humano, y contra eso no podemos luchar solo nos queda evolucionar y aprender, de todos los cambios que a diario ocurren. Cambios que asumimos porque son pequeños, o eso nos parecen, pero cuando algo nos perturba más de lo normal, nos encontramos como “elefantes en una cacharrería”, dando tumbos y no sabiendo que hacer.
                                              
Por experiencia, debo asumir que todos los cambios son buenos, que todos son necesarios, que todos me aportan, aunque algunos me gusten y otros no. Mi último cambio me ha hecho ser mejor, y eso es algo para alabar.

                                       

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Cuando viajo….


 Cuando viajamos, normalmente, solemos fijarnos en la ciudad o pueblo al que vamos, de una forma diferente, como descubridores de un mundo nuevo. Todo lo que nos rodea nos parece diferente, las calles, la gente, las casas, todo es observado como con ganas de recordarlo, más que nunca, ¡ para no olvidarlo vamos !

Todo llama nuestra atención, puede ser por lo diferente, por no ser lo que día a día vemos, diferente al bar en la esquina de casa que vemos al salir a trabajar, diferente al vecino que saludamos todos los días en el ascensor.

Lo vemos como un lugar en el que somos desconocidos y tenemos la sensación de que no importa lo que hagamos, no nos miraran, y si lo hacen, me da igual porque no los conozco ni me conocen. Esa sensación de desinhibición es algo que deberíamos recetarnos en dosis moderadas, ya que en cierta forma ayuda a vivir, quitarnos el corsé de la sociedad donde vivimos y respirar, es bueno, muy bueno.

Esta cita no he podido evitar ponerla, optimismo al poder.
“Nunca tiempos pasados fueron mejores” E. Punset



jueves, 10 de noviembre de 2011

Un día en la vida de un………………?


Comienza el día, te levantas, desayunas, café y tostada, preparas tu bolsa de deporte con la raqueta del tan nombrado padel.

Llegas a la pista en cuestión. Esperándote tres amigos que entre risas te hablan de si se te han pegado las sabanas.

Acabas de jugar, al bar a por un almuerzo en condiciones. Llegas a casa
, comes, una siesta y a recoger a los niños .Acompañas  a tu hija mayor al entreno de basket y mientras  ella corre por la cancha hablas con los otros padres, en algún momento tu hija se gira y te sonríe o te saluda.
Vuelta a casa, cena, una serie de tv, tal vez un libro y a dormir.

Podría ser un buen día, visto en perspectiva hasta un día que muchos deseariamos. Pero por desgracia es el día de un parado que conozco. Lo raro es que contándolo no parece un problema, lo extraño es que lo tome como unas vacaciones pagadas por el INEM.
¿Y donde quedo la preocupación por el futuro? ¿Es tal la desidia causada por la crisis que lo único que queda es el día a día?
En otros tiempos uno aprovechaba la estancia en el INEM para formarse, estudiar, buscar otra rama laboral.

Hay ALGUNOS que parecen prepararse para una vida post premio de Lotería de Navidad, aunque no sea el caso. Como antes comentaba esto me parece muy raro.