La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada. José Ortega y Gasset

domingo, 16 de junio de 2013

Simplemente desperte

Hace no mucho tiempo prometí a alguien, presionado por su cercana falta, que probaría otro tipo de narración, otro tipo de expresión, solo porque una vez me oyó recitar a Miguel Hernández. Resulta que en los años en que me formaba en el instituto (bueno y también me divertía, no resulta incompatible) me toco aprenderme la popular "nana de la cebolla" una de las estrofas se me quedo grabada en mi memoria cual lapa a una roca. Y la repetía canturreando mientras hacia ejercicios de mates y otras asignaturas. Todavia a veces la recito. La estrofa en si, era la siguiente:

"Desperté de ser niño.
Nunca despiertes.
Triste llevo la boca.
Ríete siempre.
Siempre en la cuna,
defendiendo la risa
pluma por pluma." 

Así que, con poca confianza ,en ser minimamente decente en la materia, sigo mi premisa de que en esta vida hay que intentar hacer sin miedo al fracaso aquello que nos propongamos. Mi entrada de hoy iba a ser narrativa, pero sobre el mismo tema que iba a plasmar, he hecho algunos versos y estrofas que aquí os dejo . Serviran para pensar? , para sonreir?, para empatizar?, vosotros decidis.


Pasan días y días , mirando por la ventana
pasan días y días, mirando vidas extrañas
al amanecer miraba como el sol levantaba
y sus cálidos rayos mi piel abrazaban

solo miraba, solo pensaba, solo estaba
pasaron los días en mi ventana
mirando el futuro como se aproxima
teniendo miedo de lo que viniera

dibujando esperanza en mí retina
así pasaba los días en mi ventana
sin darme cuenta que no despertaba
sin querer quitarme el pijama

pasaban los días, el tiempo se iba y se perdía
entre cálidos sueños en mi ventana
solo estaba, solo vivía, mirando la vida
solo me sentía, con mis sueños en mi ventana

la noche llegaba ,la noche eterna se hacia
sin darme cuenta que el sol se iría
mis ojos miraron la gente extraña
que cerca de mi ventana respiraban

mis sueños me gritaban, y me decían
no mires por la ventana, despojate de tu pijama
sal con la gente extraña y vive una vida
mis ojos se abrieron, los sueños se fueron

mi corazón decía que eso no anhelaba
quería los sueños, los cálidos sueños donde vivía
mi lucha fue larga, mi mente venció
y mi corazón sufría por la derrota

mis ojos se abrieron, los sueños se fueron
mi corazón vencido ,busco otro camino
donde mi mente le acompañara
sin sufrir el dolor amigo.


martes, 4 de junio de 2013

Mi coach particular



Como en la canción de un anuncio de hace muuuucho tiempo

“Vengan amigos y escuchen lo que les tengo que contar”

 y a continuación iba algo sobre un brandy o algo asi , no se era muy pequeño, Así me he decidido a contar la situación que a continuación relato.

La verdad sea dicha, he ejercido de entrenador sobre todo deportivo durante un buen numero de años, como formador en empresa, como consultor en proyectos sociales,( partamos de que no me gusta la palabra "coach" aunque en el fondo lo sea), pero hasta la fecha nunca había sido un “personal coach” como se mal-define ahora. Los podemos encontrar de muchos tipos, desde el que te ayuda en tu imagen, llevándote de compras, pasando por el que te pone en forma y el que da un paso más allá en tu “Chi” interior o en la gestión de tu enemigo interior. El tema es que eso del personal coach es algo que todos en muchas ocasiones somos, simplemente cuando aconsejamos o ayudamos a que la persona logre extraer lo que ya sabe y lo ponga en marcha, para ello la UTP de nuestro cerebro (un buscador de soluciones, que aúna los recursos del cerebro con el fin de resolver problemas turbadores, teniendo en cuenta la perspectiva de las otras personas implicadas) actúa, haciéndonos ser un súper coach para la persona necesitada de consejos.

Bueno, rollos fuera y al tajo , el tema es que una amiga , un buen día me pregunto mi opinión sobre la actuación o pretenciosa forma de actuar de una tercera persona, y sin pensar mucho a donde me llevaría mi respuesta , con ligereza, respondí dando mi opinión ,desde mi experiencia claro. Lo que hizo o dejara de hacer esa tercera persona, no viene mucho a cuento, (aunque se, que por morbo, igual a alguno de los que me leen les interesaría), pero la relación “coach-player” que se creo en ese momento, condujo durante muchísimos meses a un feedback constante, en el que consultas y puesta en marcha de esas consultas, repercutían en la relación de mi amiga y esa tercera persona.


Las conversaciones a veces eran como en clave, como ahora os escribo sin mucho sentido, pero cada uno interpreta y da sentido a las palabras según les conviene. También llegue a plantearme,  si estaba haciendo bien o no, pero vaya!! Solo son consejos, hablar de "herramientas" que uno tiene o debe tener, y claro mis opiniones que si bien en un proceso de coach no deben aparecer , en "ocasiones" si alguien me las pide porque no darlas. No?.

 Bueno, el hecho es, que en el fondo me gustaba dar consejos y que me llamara “coach”(en esta situación análoga a disputar un partido), y la complicidad que llevaba la situación. Y que durante los meses que continuo la situación, me comentara en términos deportivos, si el balón estaba en su campo, si iba ganando el partido , que táctica debía seguir.

Una tarde mi amiga me llamo por teléfono y me contó como había quedado la situación, hizo una pausa y acabo preguntándome:

“¿El partido acabo?” “¿ Coach, he ganado el partido?”

Yo le respondí “Creo que si y creo que lo hiciste por goleada”, una sonrisa se dibujo en mi cara y creo que en la de ella también.

Hice de coach, fuera del ámbito profesional, en algo que nunca imagine,( todavía me pregunto si debí hacerlo) y la complicidad que se creo entre mi amiga y yo, fue como una pequeña aventura, en la que hice de entrenador y ella de jugadora estrella en el terreno de juego.