La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada. José Ortega y Gasset

miércoles, 26 de marzo de 2014

Todo cambia, toca adaptarse



Un encuentro casual, en el desayuno de un hotel. Solo se necesita un momento, un instante, alguien te sonríe y comienza a hablar contigo.

Lugares como hoteles ,salas de espera, estaciones de tren ,eran espacios donde mientras leías la prensa, mientras esperabas tu turno , mientras observabas pasear a la gente , se convertían en lugares de encuentro donde podías descubrir, que tu acompañante de espera era un aventurero , o un cocinero de prestigio ,o un estudiante con todos los sueños por comenzar .Eran lugares ,donde una conversación imprevista, te hacía una espera más agradable ,llegando a pensar "que lástima ya me toca irme", aunque en otras ocasiones fuera un " uff menos mal ya me toca". Eran simplemente momentos donde compartir vidas, eran momentos donde relacionarnos, donde reír o compartir una desgracia, donde dar un consejo o recibirlo.

Todo cambia ,todo evoluciona ,a veces demasiado rápido, ahora estamos en el planeta global, de exposición permanente ante todo el mundo ,donde puedo ver a través de mi tablet o móvil ,como se despiertan mis conocidos , donde puedo saber su "estado" compartido permanentemente , si están tristes, si preparan un viaje o vuelven de él.

En este mundo de ahora, en ocasiones, no somos capaces de mantener una conversación, con quien tenemos hombro con hombro, mientras lo hacemos con alguien que está al otro lado de mundo, siendo ambos igual de desconocidos. La necesidad de comunicarnos siempre está ahí, la forma de hacerlo cambia constantemente, a veces me parece que demasiado rápido y cuesta adaptarse, se echa de menos lo de antes. Y esto lo escribo mientras rehabilito en una sala con gente con la que podría hablar.


Bueno os dejo mientras intentó recordar el pasado, hablando con algún compañero de rehabilitación.

martes, 4 de marzo de 2014

Asceta en la vida?, mejor no.



A esas clases de primaria de los años 70 , en las q el profesor dentro de la rectitud de su "cargo", conseguía el silencio sepulcral inherente al temor de una reprimenda física. A esas clases donde la rebeldía consistía en cuando el profesor se giraba sacarle burla por parte de los más osados de la clase , y que compartía con leves sonrisas el resto. A esas clases donde salir al patio era una aventura donde todo tipo de juegos con canicas, piedras , cromos, copaban los rincones dejando espació al fútbol con porterías hechas con dos jerseys . A esas clases iba yo .

 
Recordaba no hace mucho las anécdotas del colegio con un amigo, reíamos al descubrir que todo lo que creíamos un gran problema, resulto ser una parte de la evolución a adulto.

Si..., reíamos. Ahora en ocasiones, nos sometemos a preguntas estoicas, sobre lo que duráremos en esta vida. Por desgracia ambos hemos vivido experiencias, que nos hacen pensar mucho más en el día a día, como diría algún entrenador, partido a partido. El problema de la perspectiva que tenemos ante las situaciones que nos van atropellando en la vida, es que van cambiando, van variando conforme te ocurren las cosas, conforme vives.


Para algunos un gran problema, para otros una cosa menor, estamos rodeados de situaciones y todas nos suponen un problema o no dependiendo del momento en que estamos en nuestra existencia.
Puede ser que nos dejemos llevar en exceso por esos momentos, ¿por la situación?, ¿por la vivencia?
Puede que si. 


¿Es bueno?, ¿o malo?, la verdad es que poco importa, al fin y al cabo lo único real es que nos toca vivirlo. Superar, asimilar, reír, llorar, correr, crecer,........  Y en cada momento únicamente vivir. Luego, ya se verá.


Con lo cual, mi amigo y yo después de un buen rato de conversación banal ,ascética, con toques reflexivos y en ocasiones tediosa en las conclusiones, nos damos cuenta , como siempre que el momento ha sido lo importante, la compañía, la sonrisa ,y como no la cerveza compartida.


Mañana será otro día, el de hoy lo he podido vivir.



Gracias a  E H G