La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada. José Ortega y Gasset

jueves, 31 de diciembre de 2015

Cuento de Navidad


En realidad más que un cuento o contar una historia, pretende ser un agradecimiento así que cambio el título

"GRACIAS POR HABERME HECHO SONREIR"

Si, esto se aproxima más a lo que quería contar, bueno todos estáis ya con los preparativos de final de año, con las propuestas para el siguiente, con la valoraciones de lo vivido, los recuerdos las experiencias. Todo genial. .... Pero yo este año, me quedo con toda la gente que me hizo sonreír, sonreír con esa sonrisa que hace que la serotonina fluya a caudales, provocando que sea imposible el enfadarse. La gente que hace que tus endorfinas, se abran pasó por el cuerpo provocando que las barreras, no parezcan más que pequeños bordillos que saltar con facilidad. La gente que te hace sonreír, que te hace conseguir el subidon de dopamina, que te causa el bienestar ante los retos y los objetivos conseguidos.


Bueno, creo que agradecer en este año las sonrisas provocadas ,es algo indispensable.

Muchos proyectos, a veces diría que demasiados, mucha gente nueva maravillosa, otras no tan nuevas que siempre están ahí, otros que estuvieron y seguirán provocando sonrisas en mis recuerdos, en fin un gracias general para todos aquellos que lo hicieron, que consiguieron mi sonrisa. Me habéis dado un gran 2015 un gran año de mi vida. Espero que al menos os haya dado parte de lo que me disteis. ......


                                                          

sábado, 14 de noviembre de 2015

Miedos pasados, ilusiones presentes


Hoy una reflexión escuchada, lanzó un cañonazo a la línea de flotación de mis pensamientos. Mientras meditaba ideas para plantear una charla, al tiempo que escuchaba a un gran profesional……, sitio, parece que no, pero puedo hacer dos cosas al mismo tiempo, es mi lado femenino. Volvamos al tema, mientras me encontraba en la vorágine de ideas una “bala” en forma de frase se hundió en mis pensamientos

“Mientras pensemos con tristeza y/o frustración en una relación pasada nunca conseguiremos superarla”

Jolín que profundo!!! y qué verdad. No podía más que darle vueltas, pensando en las veces que ciertas situaciones, consiguieron perdurar en el tiempo, en mi de esa forma. Como “coach” intento que los demás lleguen a esta conclusión, y puedan continuar en un camino positivo, como “yo” no me aplico lo que predico, que le vamos a hacer, hay un refrán muy español que lo subraya.

Di la vuelta al pensamiento y comencé a pensar en las nuevas relaciones que hoy en día me motivan y sustentan, di la vuelta en escenas de Walt Disney a lo vivido, y con algunas pinceladas de colores que me dieran la foto en mil colores de lo vivido enmarque en un lugar bonito los recuerdos que me causaban tristeza y frustración.

Para terminar, pienso que ninguna relación personal es una pérdida de tiempo. Cualquier relación te hace crecer en lo personal, mirar el pasado en negativo solo empeora el presente, solo acepta ese pasado tal y como es. Puede que gracias a todo lo que has vivido en el pasado, no vuelvas a cometer ciertos errores o puede que quieras volver a cometerlos, pero con esta actitud serás más libre.

Ser libre es lo que te hace feliz.

sábado, 4 de julio de 2015

La boya roja y blanca, el objeto de los buenos momentos.

Creo que necesitaba ponerlo aquí, así que aquí esta un fragmento de mi libro , en el que estoy creciendo...

Era una día de mayo, un día de esos en el que sol calentaba lo suficiente para ser agradable, una tarde que precede al verano. Un anciano que se encontraba sentado en el borde del estanque, con una caña de pescar en la mano, llevaba un sombrero que le tapaba la mirada, recostado sobre una mochila antigua y con una espiga sostenida entre sus dientes.

Vera apenas tenía 6 años, estaba con Mérida sentada en el césped que bordeaba el estanque .Mérida dormitaba, aprovechando el día libre en el trabajo. Vera estaba sentada con las piernas cruzadas, y entre sus piernas un libro, entre vistazo y vistazo al libro, echaba una mirada al anciano. Pasaban los minutos y el anciano impertérrito..., era como una fotografía nada se movía sólo se percibía el viento moviendo las briznas de césped. Más de una hora después Verá se levantó y se acercó a la espalda del anciano. Se mantuvo allí de pie durante unos minutos observando la caña el sedal, el anciano continuaba impasible.

Con su natural curiosidad abrió la boca, " disculpé señor, ha pescado algo en el estanque?”.
El anciano apenas movió su mano para levantar el sombrero que le tapaba los ojos.
"Hola pequeña cómo te llamas?"
 “Señor, me llamo Vera”
"Hola Vera yo soy Albert, me preguntas si he pescado, pues no, no he pescado, pero tampoco había venido a pescar."

Con el ceño fruncido, Vera no entendía muy bien al anciano. No ha venido a pescar, entonces que hace ahí. La pregunta le surgió como a cualquier niño.
"Si no está pescando, porque lleva una caña de pescar?"
El anciano sonrió, miro a Vera y le dijo.
"Verás, la caña la utilizo para disfrutar del día”.
Vera seguía sin entender nada, ante su continuado ceño fruncido, el anciano comenzó a hablarle.
"Vera, suelo venir a disfrutar del día, hace muchos años venía con mi padre a pescar, y traíamos una caña como esta, hablábamos durante horas mientras esperábamos que algún pez picara, y me encantaba disfrutar de esas horas con mi padre. La caña, sólo es un objeto que me ayuda a recordar esos buenos momentos y volver a disfrutarlos, o simplemente me ayudan a crear unos nuevos".
Vera cambio su cara a una expresión de fascinación.

“Fíjate pequeña, si alguien algún día comparte un objeto contigo, por muy sencillo o simple que te parezca, te está ofreciendo el compartir un recuerdo con esa persona, así que disfruta ese momento y aprovecha el objeto para disfrutar otros que vendrán. Necesitaras momentos donde sentarte y disfrutar de la vida, momentos donde al resto del mundo le parecerá que pierdes el tiempo, pero tú sabrás que estás viviendo y disfrutando la vida, a veces simplemente contemplándola".

El anciano saco de su bolsillo una boya roja y blanca, y se la entrego a Vera, este es tu objeto de los buenos momentos, el que te servirá para sonreír aunque la persona con la que sonrías no esté contigo en ese momento.




martes, 21 de abril de 2015

No se cuando parar, German tampoco


Germán llegaba todas las tardes después es de salir de trabajar, entraba por la estrecha puerta y encontraba a Davinia tras el mostrador. Germán sacaba su mejor sonrisa, se arreglaba el pelo y la chaqueta de ante que solía llevar, el proceso duraba unos instantes y mientras, Davinia solía sonreír con vehemencia , esperando las primeras palabras de German.

Esta rutina diaria era su perdición, todos le advertían de que no le traería nada bueno, su psicólogo también. Pero se había convertido en algo que no podía controlar .En muchas ocasiones pensaba que nunca debió atravesar esa puerta , que nunca debió mirarla, pero ya no tenía sentido retorcerse en su pasado, esa situación le hacía daño y tenía que hacer algo. Pasaban los días sin espera y sin cambios , llegaba puntual y tras un rato en la panadería salía con su bolsa de compra y una sonrisa iluminada.

Hace unos días Germán comentaba con su amigo Ramón, toda esta historia por enésima vez .Ramón negaba con la cabeza mientras escuchaba el relato de Germán. Era la misma historia de siempre.

“Mira Germán esto ya no puede seguir, llegara un día en que no tendrás vuelta atrás , en que todo te pasara factura . Tienes que cortar con esto ya."

"Lo se Ramón, es algo que llevo años pensando y sufriendo pero cada vez que entro en la panadería y la veo, mi mente se nubla, mi boca se retuerce en una tonta sonrisa. Y en esos minutos soy feliz".

"Germán no te lo digo como amigo ,sino como médico tuyo , para esto!".

"Si.... Mañana lo haré.  Sabes!! Hasta Davinia la panadera, me lo dice todos los días"

"Germán no comas más de esa coca boba , que tienes el azúcar fatal. Y un día te va a dar un patatús".


lunes, 13 de abril de 2015

Ese gesto que necesitamos,…


Ante un café y un gin-tonic, me encontré con Ramiro, con su cara lánguida de buena persona, con sus maneras delicadas que transmiten tranquilidad.
“Mucho tiempo sin verte Ramiro”………., tras unas palabras incoherentes intentando formar un saludo, Ramiro comenzó sin mas su “poesía”, bueno… su monologo, pero es que me pareció tan bonito….

“Hace tiempo que falta una sonrisa en mi vida, no una sonrisa sin mas.
Hace tiempo que una sonrisa cómplice conseguía que todo fuera fácil.
Hace tiempo perdí una sonrisa en mi vida que no volveré a recuperar.
Necesitaba esa sonrisa como los brotes de un árbol, necesitan del sol.
Aprendí a vivir sin esa sonrisa. Tal vez no la debí encontrar.
Hace tiempo que aprendí que no debía echarla de menos,
 ni debía buscar otra que la sustituyera.
Hace tiempo comprendí que las sonrisas mueren igual que los sueños.
Hace tiempo entendí que las sonrisas nacen como las flores en primavera.
Todos los días echo de menos esa sonrisa, miro adelante y vivo las que me quedan.”


Supongo que Ramiro necesitaba de un oído, para soltar sus pensamientos amarrados desde hace algunos años. Durante los minutos que duro el relato, poema, o lo que quisiera Ramiro que fuera, me dio la sensación de estar ante Antonio Machado en una de las reuniones de café de la Generación del 98. Pero rápidamente paso esa sensación, justo cuando contemple la  sonrisa afable de Ramiro y la lagrima que recorría su mejilla.  


lunes, 6 de abril de 2015

Largos pasillos



No hay nada como levantarse, prepararse un buen desayuno, mientras piensas en todo lo que tienes por hacer. En todo lo que tienes ganas de hacer, claro. La motivación en lo que hacemos cada día es lo que nos mueve por un pasillo sin final o por un pasillo, de estos verdes imaginarios, mientras se escucha de fondo el agua correr. Con esa figura tan sugerente podríamos diferenciar los estados de ánimo a la hora del desarrollo personal. 

Son las condiciones en las que nos movemos todos los días, las que consiguen que nos acostemos sin ganas de levantarnos, o las que hacen que nos acostemos sabiendo que soñáremos y nos despertaremos para poner en marcha todo lo que queremos.

Es desesperante llegar a esas conclusiones, teniendo que pasar por periodos de transición, pero cuando uno se plantea un camino lo mejor es seguirlo, y lo planeado suele surtir efecto. A veces uno, sé para a pensar sobre lo que piensen o no de cada uno, no hay nada como darse cuenta, de lo que importa realmente es lo que tu pienses de ti. El refuerzo personal que significa, que lo que cuenta eres tú, es el suficiente para que la motivación llegue a tomar la rienda de las decisiones, de esa manera no te equivocarás, podrá salir mejor o peor, pero no te equivocas, no.


Así qué acabo mi desayuno, con la sensación de que lo mejor siempre está por venir, otro pensamiento, no tiene sentido para cualquiera que busque progresar. Buenos y felices días.


martes, 17 de marzo de 2015

Fede “el Fiel”


Llego la hora en que Fede tuvo que elegir. Fede llevaba unos 3 años esperando, sabía que todo acabaría, todo sería devorado por Cronos al igual que hizo con sus hijos.

Ah sí, perdón que no he contado desde el principio la historia.

Resulta que Fede el "ingenuo", creía que el amor que sentía, podría transformarse en amistad. Bueno exactamente no es eso. A veces me cuesta entender a Fede.

A ver si en estilo indio. Fede se enamora, la chica no, pero le hace gracia Fede, chica juega unos meses con Fede, le dice que nunca la deje de querer, de hablar, de sonreír, en definitiva de olvidarla. Y un buen día ella le dice que ya no la puede ver más.

Así más o menos no? Bueno sin juzgar a nadie, cada uno tiene su vida su forma de verla y vivirla. Pero creo que Fede una vez comprendió que todo acabo, esperaba poder mantener una amistad, pero unos buenos momentos no significan eso, al menos para ella. 

Así qué Fede siguió manteniendo el contacto con la sensación que cada día que pasaba era una cuenta atrás hacia la muerte de ese contacto.

Ella fue olvidándose, fue diluyéndose disimuladamente de su vida .Fede no quería olvidarla pero tampoco quería ser una losa (yo diría un pardillo) así que siguió el juego. Y al final ocurrió. Ayer me llamo y me dijo, "creo que todo ha acabado, no la volveré a verla, simplemente porque no quiere volver a verme, no volveré a reír con ella, simplemente porque se cansó de reír conmigo, no volverá a decirme que me echa de menos porque en el fondo nunca lo hizo. Pero no me importa, yo la quiero, y la recordare como la conocí, seguiré siendo su amigo aunque ella no lo sea mío. Seguiré recordando su cumpleaños, seguiré recordando la canción que nos hizo reír y bailar."
Lo pare antes de que un nudo en mi garganta apareciera.
"Ok Fede, lo he entendido". 

La verdad es que los amigos de Fede siempre me dijeron que era un ingenuo. Pero tras esta conversación, creo que le llamaré Fede "el leal”, simplemente porque es fiel a una de la cosas más importantes, a el mismo, a lo que piensa. 


Un abrazo Amigo.


sábado, 3 de enero de 2015

2015 -1993 reseteo y empiezo otra vez



Todas las frases que nos van argumentando a través de nuestra vida, amigos, no amigos, consejeros frustrados, padres, y un largo sinfín de conocedores de la vida. Acaban sucumbiendo en el olvido, algunas cuando llega el momento las conseguimos recuperar de la papelera neuronas donde quedaron.

Hoy he recuperado una, mientras desempolvaba antiguos apuntes, recordé mientras miraba la carpeta amarilla que los contenía, el momento, el lugar e incluso me daba la sensación de que estaba en ese día de mayo. 
Muchas decisiones tome ese día, algunas buenas otras no tanto, de todas se aprende. 

Hablando de lo decidido, con alguien que ya era experto en eso de tomar decisiones, pasé una tarde charlando de los retos que uno se plantea, y de apartarlos o no, en función de cómo vinieran las cosas. La primera juventud te suele invocar, el agarra todo lo que pasa por tu lado, que se te hace tarde. Acabas estresado por pensar que algo se te escapara y ya no lo recuperarás. En la segunda juventud no te planteas mucho, poco que pensar y mucho que trabajar. Vuelan los días y cuando te paras a pensar a dónde vas, simplemente te percatas de que se pasó la parada que buscabas y te toca definir otra.
De aquí en adelante la tercera, cuarta, etc... es cuestión de ganas.
Me quedan unas pocas paradas que pisar y seguir descubriendo. Y he decidido ya hace algunos meses cual va a ser la próxima, voy hacia ella mientras disfruto del viaje.

Ah!!!!!! la frase que recordé era.

 “Nunca es tarde para realizar tu sueño.....”