Ir al contenido principal

Anabela o Carlos, tal vez fuera Anais y el cuento de las emociones.

 

Foto de Cleyder Duque en Pexels

Tengo que confesar que no soy bueno recordando nombres, normalmente intento hacer un gran esfuerzo, por grabar ese nombre de la persona que me presentan o conozco en mi mente, pero como si no fuera con ella, mi mente prefiere centrarse en otras cosas de las personas que pasan por mi vida. Si que recuerdo cada persona que conozco (si exceptuamos su nombre) los nombres son importantes, pero más lo son y más nos diferencian las huellas emocionales que dejamos, esas si son únicas. Pues resulta que para esto mi mente si que quiere guardar que emociones compartí con cada persona, y como dejo una huella en cada parte de lo que soy.

Hoy tras unas horas de trabajo, en un “break” de esos que la mente te pide, me descubrí hablando desde mis emociones de adolescente, de como era esa vida para mi. Seguramente Carlos y Anabela no se esperaban una conversación de ese tipo, pero Carlos, despojándose de su rudeza, tomo una postura relajada, se sentó y apoyo sus brazos en la mesa, a continuación, abrió sus oídos a mis emociones. Anabel permanecía sentada en una butaca, mientras mostraba una sonrisa de labios cerrados, de esas que llevan tus pensamientos a recuerdos bonitos, apoyo sus manos en la barbilla y se inclino hacia mis emociones, como queriendo descubrir de donde surgieron.

Tras un rato de compartir recuerdos, si si has leído bien “de compartir”, Carlos y Anabela asentían reconociendo esas mismas emociones, sonreían recordando las situaciones que las crearon, e incluso añadieron alguna que deje en un lado de la conversación, por aquello de no contarlo todo. Tras ese rato, algunas miradas de complicidad, sonrisas y huellas emocionales, retomamos el trabajo.

Mientras volvíamos a nuestro lugar, comencé a agobiarme intentando no olvidar como se llamaban, pero tras un breve suspiro de tranquilidad, mi mente me recordó que no olvidaría a Carlos y Anabela, no por sus nombres sino por el momento de emociones compartidas, por el “break emocional”, por las sonrisas, por los silencios cómplices, por compartir un momento.

Tal vez fuera Carlos quien me recordó a Anais, o Anais la que me recordó a Anabela, no lo se muy bien pero nunca olvido una emoción y recuerdo a esa “alma”, a esa persona que un día compartió un rato de su tiempo y de sus emociones conmigo.           

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de la rana y otros….

Últimamente con la crisis, las empresas emprenden autenticas cruzadas en la formación de los trabajadores. ¿El poco trabajo hace que todavía se rinda menos? Son las ayudas del estado en formación, I+D+I un caramelo que las empresas aprovechan en época de crisis. Lo que si es cierto es que el trabajador en cualquier situación, al igual que hacen con el, debe aprovechar cualquier oportunidad para aprender, evolucionar. Oímos constantemente comentarios sobre libros de autoayuda, superación, motivación,“quien se ha comido mi queso”, “fish”. Nos llenan la cabeza de fabulas (el cuento de la ranas en un cubo de nata) cuentos e historias para hacernos pensar sobre situaciones y maneras de afrontarlas. En pleno curso de formación nos invade un subidón de adrenalina al pensamiento de “voy a venderlo todo”. ¿Realmente es necesario todo esto? No podemos ser un poco menos (con todos los respetos) “americanos” en las formas de afrontar la formación de un trabajador. No es mas útil valorar l

Los elefantes evolucionan a ....Velociguepardo?

Invadido por la furia economista, despues de muchas conversaciones escuchadas, se me ocurre vomitar todo esto , es lo que hay , hay que soltarlo.Y como lo hago siempre, mezclandolo todo. Las crisis medioambientales causan bajas en las poblaciones de los habitantes de cualquier ecosistema, causan mutaciones, causan extinciones, al fin y al cabo cambios que unos saben utilizar, que otros tratan de superar y algunos no tienen más remedio que desaparecer. Siendo aventurado, en los pequeños sistemas que son las vidas de cada uno estos cambios también suceden, cambios que a veces superamos, otras aprovechamos y en otros simplemente fracasamos. En una empresa, los modelos serian extrapolables, adaptación, supervivencia, extinción. Dicen que los animales poseen un sentido que les avisa de catástrofes, un sentido que le ayuda en la supervivencia simplemente escuchando el entorno que les rodea. Las personas también disponemos de señales de avisos de problemas en nuestras relaciones, a