La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada. José Ortega y Gasset

jueves, 14 de julio de 2011

Moros y cristianos, motivaciones varias

                                 

Me hayo, como diría un reportero en plena acción, en el centro deportivo de turno mientras mis hijos están en clase de natación .Y como observar es gratis es lo que hago.

 Antropológicamente los comportamientos que se observan, dan para diversos estudios, de porque sudamos sin más o porque esos chillidos de esfuerzo o las conversaciones y relaciones sociales que se buscan, el adonis de turno, el que se lo cree, el que lo pretende desde la distancia, hay poca diferencia entre sexos en cuanto  las motivaciones  pero seguramente la que más está presente es la imagen, tanto la que deseamos como la que mostramos.

 En mayor o menor medida creo que a todos nos gusta vernos-sentirnos bien pero de ahí a convertirlo en una cuestión de imagen social hay un mundo en la que la gente puede confundir el sentirse bien con el estar híper delgado, el vernos bien con el parecer “conan el bárbaro”.

La motivación de cada uno puede ser diferente, pero no todos llegamos a los prototipos o estándares establecidos por “gurús” mediáticos y ello no debería ser un impedimento para no sentirse bien con el esfuerzo que cada uno es capaz de hacer.

El deporte debe ser síntoma de salud mental y por supuesto ayudar a la salud física, no provocar lo contrario.

¿Por qué?


Podría parecer que esta pregunta tiene copyright de un tal Mouriño pero no van por ahí los tiros, o si.

En épocas de crisis parece que emergen diferentes temas con fuerza, uno es el clásico americano. En tiempos post II guerra mundial y la guerra fría apareció un fenómeno en EEUU, el héroe americano.

Esto llevo a un desarrollo del comic, creando diferentes superhéroes que evadían a la población de los problemas evidentes de la época, aparte de motivarles con un símbolo de fortaleza que hacían propio.

Hoy en día podríamos comparar el futbol en España a ese fenómeno americano. ¿No es más fácil evadirse en un partido de futbol? ¿Y continuar toda la semana con la polémica de turno? ¿Que preocuparse de politicas y de si llego a fin de mes?

Se  ha convertido en asunto de estado un Madrid-Barca, se ha llegado a hablar de poderes políticos estamentos internacionales, etc., que benefician a uno o a otro. Se han creado personajes buenos, malos y otros que realizan su papel a diario como en un culebrón .

Se ha tomado el futbol (un deporte), y se ha convertido en la copa para olvidar de otra generación, en los comics de otras épocas, en culebrones más actuales.

Veo, por lo que viene, que el tema seguirá, cual culebrón toda la temporada que viene creando partidarios de unos y otros hablando mas de otros temas que del deportivo. Puede que tenga su beneficio, puede que de resultado con algunos pero a mí me parece que se ha roto el “deporte” del futbol,..... ¿por qué?