La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada. José Ortega y Gasset

miércoles, 21 de junio de 2017

Heino, “régulo de Tallin”

Como prometí, Heino iba a tener su capitulo. Como empezar a contar algo de Heino, tal vez sea el más difícil de entender, pero a la vez el más epiceno para sus acciones. Me explico, Heino parte de ser hijo de militares rusos , con lo que sus voraces ganas de vivir y descubrir, siempre quedaron supeditadas a rectitud y moralidad del hogar donde se crió. No fue un niño infeliz, para nada,  simplemente vivió dentro de lo que le permitieron, y sobre ello fue capaz de desarrollar una parte de cómo es él. Una de las primeras cosas que me sorprendió de Heino, era como constantemente sonreía por todo, algo típico en extranjeros que no entienden muy bien un idioma y simplemente pretenden agradar. (Aunque en los rusos no suele ocurrir, perdón estonios, no quiero un conflicto a estas alturas...), Ello provoco al principio, que hubiera ciertas conversaciones con el consabido cachondeo, algunos de los “erasmus” hablaban  sonriendo de algo triste o diciendo insultos, a los que Heino respondía con una sonrisa, sin entender en exceso que estaba pasando (que conste que esto también nos lo hacen a los españoles en otros países, no es excusa pero el ser humano es muy así…, en fin).

Volvamos a la sonrisa, al principio me llamaba la atención incluso parecía, como comentaba, forzada la sonrisa , pero pronto descubrí que lo único que hacia era reflejar como quería sentirse, si, necesitaba sentirse feliz , necesitaba reflejarlo , tal vez por las veces que no pudo o por considerar que era la forma en la que quería vivir. Como en decía “ we born to be happy not to be perfect”. (Nacemos para ser felices, no perfectos). Filosofía que comparto, pero que Heino por su educación “regia” no sabía muy bien como colocar en su vida.

Habitualmente era el “Pepito grillo” de Iruna, intentando pararla en sus locas ideas, o poniendo la cordura en no molestar a los que dormían,….. Por eso tal vez, me sorprendió como se soltaba, cuando lo vi bailar, no podíamos creer de qué manera se movía, mezcla entre Michael Jackson y Justin Timberlake, sorprendentemente divertido.

Heino, es una persona a la que admiro por su lucha personal, entre sus creencias impuestas y las adquiridas o soñadas, tiene una tarea inmensa, y que no debe caer en dejar de luchar, ya que es lo que le ha hecho crecer. Esto de la lucha contra las emociones es curioso, nadie queremos tenerlas, pero la lucha y experiencia en esas batallas, nos hace más fuertes, más personas, más humanos.

Tal vez en otra época Heino hubiera sido ese regulo de Tallin, que bajo su reino hubiera sabido repartir cordura y libertad, y que en la intimidad hubiera luchado por el sueño de ser un pescador en el Báltico, o un explorador, o un campesino.

Heino nos enseño a muchos que somos diferentes, pero soñamos con cosas muy similares,… ser felices. En poco nos vemos Heino, un abrazo.   
             

martes, 23 de mayo de 2017

Iruna “La buscadora de vidas”


Me gusta siempre presentar, y hablar de quienes forman parte de estas historias, y evidentemente no lo voy a dejar de hacer, Iruna es de Tallin (Estonia), uno de esos países que desde aquí vemos como fríos, al igual que sus habitantes, nos los imaginamos altos/as con pelo rubio, pero Iruna no es así, es morena ojos castaños no muy alta pero de sonrisa cálida, tal vez tenga alma mediterránea.

Hace relativamente poco que conozco a Iruna, pero me da la sensación de que la conozco mucho antes de verla, un amigo común (Heino) me la presento en una charla sobre deporte, como no, pero no solo eso teníamos en común Heino, Iruna y yo. La verdad es que compartíamos formas de ver la vida, al tiempo que nos gustaba compartir las experiencias que habíamos pasado. La cultura estonia en muchos aspectos es diferente a la nuestra, pero las personas, no lo suelen ser, solemos parecernos en lo que sentimos más de lo que creemos y en eso éramos capaces de ver la vida de otra forma. 

Al lio, que me enrollo demasiado. Una vez contada la introducción toca hablar de Iruna, ya que me dejo encargada una historia para cuando volviera a su país, y eso estoy haciendo ( A Heino lo dejamos para el siguiente capítulo).  

A Iruna  solo se la descubre cuando habla castellano con acento nórdico, pero también cuando habla de cual es uno de los planteamientos que rigen su vida , hace relativamente poco que  empezó a “vivir” , tal vez por salir de su cultura , o ciudad, o …. Y tal vez por eso tiene esa mirada de descubridora,  de no poner límites a su vida, límites que otros ya establecimos o nos situamos en ellos hace tiempo y que a veces con temor nos apetece saltarnos.

Uno de los primeros días de tertulia estaba junto a Heino oyendo a Iruna hablar de sus experiencias y la forma como las contaba y el acento que tenía, (en inglés sonaba igual de nórdico) hizo que durante un buen rato me pareciera una película de terror, de esas en las que un personaje que te resulta simpático, agradable, confiable, resulta ser un vampiro de vidas, en este caso vampira. Iruna aparecía en las vidas de las personas, y como un ser del averno más profundo, absorbía las experiencias vitales de las personas, sonreía, lloraba, quería que esas experiencias vitales fueran suyas, tenía un ansia atroz por vivirlas y experimentarlas, sabiendo que tenía una eternidad para experimentarlas, pero 1000 años eran un suspiro para ella. Demasiado vital, demasiado terrorífica, si, daba miedo poder vivir cerca de ella, eso decía Heino entre risas. Si, era una situación rara y como tal se la conté a los dos, durante un rato surgieron muchas ideas para una peli, pero sobre todo risas.  


Iruna me propuso un título más obsceno para el relato “Iruna la absorbedora”, en plan mote vikingo, pero le comente que aquí se le iba a dar muchos otros significados no tan vikingos así que llegamos al acuerdo del título actual. Bueno Iruna, el  pequeño relato está aquí, habrá más, y de Heino también, y quizás una película de tus aventuras terroríficas.  “Varsti”


domingo, 1 de enero de 2017

La decisión de Mojca, “Maria” para los amigos.


Podríamos decir que conocer a Mojca fue una gran suerte. Mojca o María para los amigos, es de esas personas que te ayudan en la vida a darte cuenta, de que las cosas importantes, muchas veces vienen disfrazadas de lo más común y rutinario del mundo. Comer, dormir, disfrutar, con los amigos, jugar con tus hijos. Si, Mojca conseguía que pensaras en todo eso de una forma diferente, como si descubrieras  que cada vez que lo haces, es nuevo.

Mojca se podría decir, que a sus 30 años, era el prototipo perfecto de mezcla de pueblos, tal vez por eso era así, tenia lo mejor de todos. Nació en Berna, de padre checo y madre holandesa y con abuelos italianos y alemanes, su árbol genealógico debía parecer una torre de babel.
Pero vayamos a lo importante, hace ya algún tiempo Mojca visito mi ciudad y como no podía ser menos, me llamo para vernos, quedamos en ir a cenar. Apareció discreta, pero vestida con esa sonrisa que evitaba fijarse en sus tacones. Ufff siempre igual, me dejaba bajito y me tocaba andar erguido, como si de un desfile militar se tratara, bueno solo era el rato que tardaba en relajarme con la conversación. Esa noche conversamos sobre su trabajo en Francia, sus planes futuros, viajes, también sobre mí por supuesto, mis planes futuros, mi vida… en definitiva conversación de ponerse al día entre amigos.

Tras una buena cena y buena conversación, salimos a bailar un rato, cosa que le encantaba, bueno si, a mi también. Bailamos y reímos un buen rato y la verdad es que la noche paso rápida, prácticamente amanecía, así que decidimos desayunar en la cafetería de su hotel.
Creo que todo lo anterior simplemente lo uso como antesala del momento de ponerse seria, o la forma de conseguir la suficiente conexión, para compartir sus pensamientos.

Como si de un cuento antes de dormir se tratara, Mojca me relato su plan de vida para los siguientes años, entre otras cosas estaba el viajar con una mochila por Nueva Zelanda, idea que me encantaba. Cuando llego a la parte de, “voy a dejar mi trabajo en cierta compañía”, donde por cierto era una CEO muy bien reconocida. Me quede un poco parado, aunque las horas sin dormir y el cansancio hacia que mi mente no fuera más allá. Mojca siguió  relatando, como si hubiera escuchado mis pensamientos, el porqué de la decisión, únicamente quería cambiar su “mundo” y el mío, y el de todos, y con su vida actual no podía hacerlo.     

Hace unos días hable con ella, estaba cerca de Ngaoundéré en Camerún, me contaba como habían logrado abrir una escuela, donde ya tenía unos 30 alumnos y alumnas. Hablamos un largo rato sobre cómo conseguir algo de material, y viendo maneras de enfocar el aprendizaje de aquellos niños /as y adolescentes, y ver formas de usar el deporte y los juegos como parte de todo el proceso, la verdad es que podíamos haber estado horas, de hecho por mail lo hacemos, cuando logra tener conexión en poblaciones más grandes. Pero lo importante es que su decisión cambio su “mundo”, que es el mío y en definitiva, el de todos.


 Feliz año Mojca, como me sueles decir “Shorts steps, right way”.