La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada. José Ortega y Gasset

lunes, 30 de diciembre de 2013

Camino hacia ……



En un lugar entre silencios y algún móvil que no se ha desconectado , se reúne un grupo de gente , a veces mas numeroso otras menos, hay gente que llora, hay gente que sonríe , hay algunos que miran el reloj esperando que pase el tiempo , otros se miran pensando que hacen allí.


Una misa, en un tanatorio, puede ser un lugar escabroso sobre el que hablar, pero es un sitio más, donde algunos lloran de dolor, otros sonríen por bonitos recuerdos, otros asisten por ver si realmente murió y otros para no ser socialmente acusados por falta de asistencia.


Oí alguna vez decir que en los entierros contando el número de asistentes podía adivinarse si fue una persona querida o no, mi abuelo decía que los entierros de las personas malas, también estaban llenas de gente para cerciorarse de que el muerto, lo estaba realmente.
Por un motivo u otro la gente asiste, muchas veces sin saber que hacer o decir. Me parece, que el acompañar a alguien simplemente, en un momento de dolor, no es algo criticable, pero a veces algunos lo necesitan y otros no. Simplemente lo aceptamos, simplemente, socialmente, la muerte solo la hacemos presente en los malos momentos, no sabemos verla como parte de nuestra existencia, y eso nos causa el desasosiego, el quebrando psíquico, fuera del normal dolor por la falta de los seres que ya no están con nosotros. La forma de afrontar socialmente la muerte es la que nos bloquea, es la que nos hace parecer pingüinos frente a un océano ártico inmenso.

Perdimos con "las sociedades", las formas de entender la vida, las formas de afrontar la muerte, y comprender que nacer, vivir y morir es todo uno. Los pueblos que consideramos "atrapados en el tiempo" gestionan mejor todas las transiciones vitales, igual aprender lo olvidado de ellos, seria un cambio social evolutivo bueno.


"A los que queremos: siempre estarán con nosotros y vivirán mientras nosotros vivamos". No lo dijo mi abuelo pero me sirve como coletilla final.


lunes, 23 de diciembre de 2013

Navidades, sobreviviendo a las fiestas.



A veces las cosas salen como uno quiere, otras no. Los domingos suele ser el día de descanso de mucha gente. Unos suelen levantarse tarde durmiendo todo lo que no han dormido. Otros se levantan pensando a que dedicar el día. Algunos salen a pasear, hacer deporte.... En eso estoy yo, intentando jugar al rugby como hace 24años y....pico, seguramente hago cosas mal, seguramente no corro como hace 20 años, seguramente debería retirarme, seguramente podría encontrar muchos motivos, pero salir al campo y tener los mismo nervios, las mismas ganas de tacklear, de coger el oval, de ganar un partido, hace que siga que me mantenga pegado al campo.

De la misma forma nos aferramos a las cosas que nos gustan o nos mantienen vivos que nos hacen recordar lo fantástico de las cosas. Nos aferramos a recuerdos y sensaciones, el olor de un guisado, el sonido de un lugar, el tacto de una prenda. A veces los recuerdos son más tristes dando lugar a una apatía festiva manifiesta.

En la combinación de los recuerdos y las nuevas experiencias suele estar el mayor placer de las vivencias, el rememorar las fiestas reencontrarse con amigos de la infancia, un abrazo a un hermano, ver a un antiguo amor, todo eso es vivir y parece que en fiestas nos guste o lo búsquenos más.

No soy un fanático de las fiestas de estas fechas, ni siquiera un poco, la verdad es que ni de estas ni de otras, pero sí que me aprovecho del entorno para disfrutar de la manera que os relato, así que me uniré al resto a sobrevivir y vivir este fin de año, Navidades, etc., que se celebren.

Vivir y sumar vivencias, os vendrán bien para los momentos que no las haya o tarden en venir. 

Comenzare regalando abrazos, repartiendo sonrisas, alguna ost....mientras entreno y un montón de buenos recuerdos. Felices fiestas....... siiii, a todos.


Ñoño…. , seguro……… pero las fiestas lo requieren