La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada. José Ortega y Gasset

lunes, 23 de septiembre de 2013

Mi día, la “Merkel”, depende del color del cristal con que se mire



En un día corriente, sueles tener de todo, pero hoy tocaba política, política a secas y dura. Desde la sabida reelección de la “Merkel”, (era un secreto a voces), la gente permanecía en un “impasse” sobre las consecuencias de su reelección, ¿de verdad nos iba la vida en ello?, o en este caso, nuestro futuro económico. Mas bien no, realmente el que acabe estando uno u otro poco cambiara, que la “Pepita” encuentre trabajo mañana, que es lo que le haría falta para pagar la hipoteca y no en el 2019 ,que dicen la previsiones internacionales .
 Pero en el fondo nos gusta pensar, que todo, debido a un tercero, a un suceso o a la venida de los visitantes de otros mundos, nos solucionara la papeleta de la crisis económica en la que estamos.

Cuando la disertación mañanera llegaba a su fin, y me veía en un mar tranquilo de paz y sosiego conversacional, tuve  la visita de un paciente .Caballero recto de corte militar, exigente, una vez acabada la consulta y dentro de la conversación natural de un contexto cortes. Comenzó a aparecer el elemento del trabajo y el paro. “En mi época, cuando teníamos hasta dos trabajos, y el hijo, si no estudiaba a trabajar. A partir de Felipe todo al traste, ni Felipe ni Aznar y menos aun Zapatero,  porque el de ahora ni cuenta. Que vamos, que con franco todo mejor, mas trabajo y el sindicato vertical, eso era un sindicato, si a alguien lo tiraban a la calle, se amenazaba al empresario y ni se le ocurría” (si otros tiempos).

"Cierto eran otros tiempos", se me ocurrió comentar por introducir alguna palabra que le hiciera creer que la conversación me era de un exacerbado  interés. Continuaba con la facilidad de su vida, trabajaba, sin preocuparse de casi nada. Menos mendigos, puntualizaba que no los permitían, menos robos, puntualizaba que al que se le ocurriera lo molían a palos, claro mientras uno no se metiera en política, no tenias problemas, (claro, claro), mientras respetaras... (claro vida mas sencilla) , podía viajar  pero sin hacer locuras por ahí, que mi padre era teniente coronel de la guardia civil y resultaba mal visto.

 “claro así era mas fácil su vida”, menos mal que no lo dije, solo lo pensé.

Si, eran otros tiempos, para algunos mejores y para otros no tanto, ahora pasa igual, son buenos para algunos y para otros no tanto .Mientras me acababa de contar, que cuando la democracia, allá por los 80, comenzó a hacer negocios inmobiliarios y ahora disfruta de una vida cómoda. Ahí, esa democracia, como mola, que hace algunos ricos y a otros no.

Al final cuando acabó, pareció darse cuenta de que todas sus épocas habían sido más o menos buenas y que habían ido a mejor, sí…. con la democracia parece que mejoro, pero otros tiempos fueron mejores.


Será que solo nos gusta recordar los buenos momentos.

2 comentarios:

  1. Siempre selectiva, David, siempre. Cualquier tiempo pasado fue mejor, especialmente anoche, decía un amigo mío muy ligón cuando nos veíamos para jugar al fútbol los domingos.
    Buen artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese suele ser el problema del ser humano esta mas pendiente de lo bueno que paso que de lo bueno que esta por venir. Gracias como siempre.

      Eliminar