La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada. José Ortega y Gasset

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Neil el alter ego escocés


Neil llego a España hace tantos años que me cuesta a veces ponerle fecha…

En el inicio,un saludo, un rato de charla intrascendente, rutina social o como lo queráis llamar, ahí sospeche que el motivo de la llamada era más profundo. 

Rompí la conversación con la esperada, "te encuentro raro Neil que te pasa?"
y como si las cataratas del Niágara hubieran sido contenidas y nuevo abiertas, una cascada de palabras comenzaron a salir de su boca.
Tras unos 10 minutos de explicación sobre... una mujer y su relación con ella, llegó la cuestión contandome la conversación que tuvo con ella:

"Entonces que somos? porque seguimos hablando aunque no nos veamos. 
Podemos resumirlo en que yo te quiero, tú a mí no, pero alguna vez aunque fuera durante un instante me quisiste y como no te molesto más que, con algún mensaje superfluo, con algún comentario gracioso, con alguna palabra cariñosa, mantienes ese hilo sin más. Para mí un sufrimiento, para ti.....dudo que tenga alguna importancia. Para el resto simplemente nada.

Un día olvidaste devolverme una llamada, otro contestar un mensaje, el día de mi cumpleaños espere tu llamada, tu mensaje, como un regalo, sonriendo ilusionado. Pasado ese día espere el siguiente con la esperanza que sólo fuera que no pudiste hacerlo. Espere un tercer día diciéndome que lo harías, engañándome diciéndome que no lo olvidaste. Pero el tiempo me quito la razón. Me di cuenta que ya no era más que un número en tu teléfono. Alguien con quien hablar cuando tienes un hueco en tu día, que no sabes a que dedicar y buscas a alguien con quien cruzar una palabra. Simplemente un recuerdo en una foto, un recuerdo lejano que cada día se pierde más, en un mar de recuerdos.

Yo seguiré queriéndote, algún día oyéndote, otro leyendote, pero todos los 
días pensando en ti. Es mi sino, mi " penitencia" , mi pequeño gran secreto, mi sonrisa en muchos momentos al recordar una caricia, mi tristeza al saber que no te volveré a ver.

Simplemente mi vida."

Pensé en utilizar todo esto en un libro, pero lo que Neil quería en ese momento era un consejo,  Uffffff.

Tras la conversación, más bien monologo de Neil, me quede un poco descolocado, dando vueltas a una respuesta válida, a una resolución que fuera contundente conforme al nivel de necesidad que tenía la consulta. Pero tras unos segundos en los que parecería que tendría una gran respuesta, sólo me salió un.”Tu mismo te has contestado", que frase con tanto y a la vez con nada de responsabilidad, y encima te hace parecer hasta un aprendiz de psicólogo. 

Aún así la respuesta parece que surtió efecto, un "Tienes razón, toda la razón", me saco de la nebulosa de pensamientos en la que me encontraba. "Ah sí?", pensé, no era cuestión de decirlo en alto.

Para acabar de rematar el consultorio profesionalmente, asevere, " la respuesta siempre la tenemos, a veces solo es cuestión de buscarla en nuestros armarios”. Que profundo, quiero decir..... qué tontería. 

Dar consejos, o intentar apoyar una duda, suele ser un problema, del que salimos con dificultades y buscamos formas de que no se noté que no tenemos respuestas. Yo lo intento, intento pensar en la forma de resolver dudas, y creo que todavía no he resuelto ninguna, el único mérito que puedo atribuirme es que he “obligado” al cuestionador a resolver su duda, mediante una respuesta difusa, incoherente, llamarla como queráis.


Al final Neil no se qué va a hacer con su situación amorosa, lo que si se es que yo no puedo resolvérsela.

4 comentarios:

  1. ... Que pena que Neil nunca se le ocurriera pensar en cuanto tiempo dedicó ella a esperar sus mensajes como un regalo y ...si fue ella quién esperaba sus llamadas cuando él ni se planteaba hacerlas , seguramente por no molestar y ... si fue ella la que decidió marcharse con mucha pena , porque interpretó su quietud como indiferencia fría. Y quizás Neil nunca se imaginó cuantas veces ella le soñó,,,
    Qué absurdo, no?
    El ser humano se empeña en no plantearse ni un minuto que al otr@ le puede estar pasando lo mismo y a veces peor todavía , no se atreve a preguntar... Que tonteria... no sé por qué extraña razón sentí que tenía que escribir esto... Ciao!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ningun pensamiento es absurdo, a veces nos lo parece porque simplemente no es su momento.

      Eliminar
  2. Sabes que ir al frontón, solo, es siempre una solución, david. Hiciste de frontón y eso que parece tan simple, es más dificil de lo que parece hacerlo y hacerlo bien. Tú te saliste como un frontón de verdadero hormigón bien pintado, bien sereno, como debe ser.
    Un abrazo-e.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si quizas un fronton , a veces esponja , en fin un sin fin de formas para tomar algo de sentido a la vida Un abrazo enorme

      Eliminar