La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada. José Ortega y Gasset

viernes, 8 de febrero de 2013

Novelas cotidianas



Comenzaba la tarde, traduciendo del ingles algunos fragmentos de textos que aleatoriamente encontraba.
 Un "Lord Byron" americano, contaba que desde septiembre empezó su vida, que en diciembre comenzó su desdicha, y el año siguiente, solo fue el año del dolor, el del seguir viviendo como si nada, sufriendo todos los días, el dolor de no entender la vida y lo que ocurrió en su vida, de las promesas cumplidas e incumplidas y  de la que hizo él, que le encadena al sufrimiento eterno (mi vida ,vamos).

En este entorno novelesco me encontraba. Advertir que lo que te cuentan tiene otro sentido, despertar entre un mar de palabras que acaban provocando una sonrisa, eso es lo que sucedió a continuación.

Abrir la puerta y comprobar que la vecina, con la que sólo has cruzado dos palabras, comienza a balbucear palabras, que unidas bajo la teoría del caos, recrean sin mucho acierto una halagadora frase:

"Me han dicho que trabajas muy bien, ...y que eres muy bueno”
 Un tímido "Gracias"  apenas audible salió de mi boca

Y a continuación....mi mente comenzó a manejarse en un entuerto de preguntas. Quien ha dicho que? , Y en que soy bueno? ,  tal lisonja, de una cuasi desconocida, podría subir el color de las mejillas de cualquiera. Pero el reto, en 5 segundos, sería conseguir información, pongamos en claro algo.........

Ella seguía balbuceando alabanzas,...... jooo y yo sin cámara para grabar

Se habrá equivocado de piso?
Que quiere?
Empezare a pensar mal?
Y si cierro la puerta con disimulo, por sí esta loca?

Estas, entré otras muchas preguntas,  recorrían sin parar mi mente, pero supongo que el éxito es efímero, en cuanto mi falta de costumbre por tanto elogio, dejo entrever mi bisoñez, las palabras de mi vecina halagadora, comenzaron a desaparecer, y en ese instante su mente asimilo todo lo que su boca decía y como en cascada, silenció.... sonrojo..... Y mirada....

"Lo siento...., no pienses... Lo que quería decir era.....”

"Eso, eso...que querías decir?"

Evidentemente lo que quería decir estaba claro, conocía a través de alguien, mi profesión de especialidad en el área sanitaria y buscaba consejo, consulta o ayuda como lo queramos llamar. Pero la forma en la que una frase o palabra se dice fuera de un ámbito laboral cambia mucho la percepción de la misma.Todo al final, aclarado, no sin alguna sonrisa nerviosa y alguna mirada fugaz.

Podía haber sido un episodio de una novela subida de tono, en la que la vecina "hot" se insinuaba al vecino. Podía haber sido una novela romántica, en la que la vecina enamorada del vecino desde que lo vio, fue finalmente a declarar su amor. O en plan "thriller", vecina loca acosadora, busca asestar 100 puñaladas con su picahielo al vecino confiado, “Atracción Fatal”. Pero no, solo fue un episodio diario, donde las palabras, a veces, requieren de un entorno para darles un sentido, sino este estará equivocado. O no?   
               
                                           

1 comentario: