La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada. José Ortega y Gasset

jueves, 27 de septiembre de 2012

La sonrisa “virgen”



“ Me llamo ….. y soy ……comienza para mi una nueva etapa en mi vida . Acabo de terminar los estudios y mi gran motivación es la de poder incorporarme al mundo laboral. Estoy preparada para afrontar este nuevo reto, con ganas de aportar todo lo aprendido y poder ponerlo en práctica.

Me defino como..

Esto perfectamente podía ser el encabezado de cualquier currículum de los que me traen a menudo, podía serlo si, pero este en concreto me llamo la atención por la persona que lo trajo. Todos suelen venir con ese aire de sonrisa cortada y suplica oculta, algunos con mas o menos animo con mas o menos ilusión pero con el pensamiento reflejado de que no hay nada que hacer.

Esta persona, trajo el currículum en su carpeta azul, con una sonrisa natural sin forzar, con expresión relajada, con ansia contenida, con nerviosismo por si este era su momento. Casi te sabia mal no hacerle una entrevista, no preguntarle algo para que no perdiera esa inocencia, esa candidez bienintencionada.

Una vez se fue, me quede meditando, si alguna vez mostré la misma expresión a alguien, si la tuve alguna vez y cuando la perdí. La expresión de que todo lo que tengo que hacer es mostrar mi valía. La sonrisa, de que no importa lo que exista a mi alrededor, yo se lo que valgo y lo que puedo hacer.

                                                        D

¿Cuando perdí esa sonrisa? ¿Cuando las palabras de desazón taparon mi sonrisa?

 Hoy, volví a ver una sonrisa virgen y recordé la mía.  


1 comentario:

  1. De matrícula de honor, David. Voy a compartirlo en todos mis frentes.

    ResponderEliminar