La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada. José Ortega y Gasset

lunes, 30 de junio de 2014

Aurelio el pescador


Me dirigía con la moto hacia Denia, no muy lento , lo suficiente para ver el paisaje de calas , lo suficiente para ver iluminada la costa con las cientos , miles,  de viviendas cerca de la costa, lo suficiente para no ser pitado e increpado por el tráfico que me seguía.

Me dirigía  a Denia a ver a Miguel, hacia unos años que no le veía y pensaba en darle una sorpresa con mi visita. Miguel trabajaba en un barco de pesca de su abuelo, su abuelo Aurelio todavía seguía en el puerto arreglando cosas del barco aunque luego no salía a faenar, el había estado 50 años en el mar y ya no era su tiempo.

Pues llegue a Denia, y la sorpresa me la dieron a mí, me encontré a Aurelio, pero no a Miguel. Miguel se fue hará 3 meses a Gran bretaña (dentro de nada con todos los que se van vamos a reclamar el país en vez de Gibraltar), trabajaba en un barco de pesca inglés en el mar del norte.Vaya!!! 

Aurelio me puso al día del último año de Miguel, me puso al día de su marcha, llevaba unos años de cabeza, como siempre, por temas sentimentales. No dormía, no vivía, no conseguía olvidar, y el lastre físico y emocional era una valla infranqueable. Su abuelo lo relataba como un tema de la edad aquella en la que vas alejándote de la juventud, en la que te resistes a pensar que vas caminando a otro nivel de la vida, ni mejor ni peor, simplemente diferente y como diferente que es, nos aterra entrar en el.

Me quede a dormir ante la insistencia de Aurelio y al día siguiente, sobre las 5 de la mañana nos fuimos al puerto. Un café, medio bocata de jamón, y a arreglar aparejos, sobre una montaña de redes sentado, vi amanecer, mientras varios barcos pequeños se alejaban en el horizonte. Aurelio continuaba contándome los avatares de Miguel antes de su partida.


- "Hará unos 5 meses, Miguel llego cabizbajo, una vez más, ya sabía yo porque era y no le pregunte, pero después de cenar, él me pregunto:
Abuelo sigo como tú sabes, tengo un mes bueno y dos malos y lo peor es que no consigo olvidarla, a veces hablo con ella y parece que sonrío pero en el fondo es peor. La verdad es que no se que hacer, así no es forma de seguir"

- "La verdad Aurelio es que tu nieto siempre ha sido demasiado sentimental y por mucho daño que le hagan no consigue olvidar lo que en el fondo siente".

-"Pues sí, siempre ha sido así".

-"Entonces como ha acabado Miguel en los mares del norte?" - pregunte yo

-" Tras la cena salimos por el puerto y sobre una roca del espigón le señalé unas redes. ¿Ves aquellas redes enmarañadas en la roca? Como crees que llegan allí, ¿crees que la gente se dedica a repartirlas y engancharlas en rocas, arrecifes o fondos?. No, simplemente mientras haces tu jornada tienes la mala fortuna de engancharlas, y no por ello dejas de trabajar, no por ello dejas de venir al caladero. Pero lo que sí tienes que hacer es cortarlas, cortar esas redes es tu única opción de seguir con tu jornada, es tu única opción para seguir con tu vida, te entristece, lo pasas mal viendo el esfuerzo invertido, viendo la red que tejiste con tu tiempo como desaparece en el mar .Pero podrás hacer otra, no olvidarás las que hiciste pero tendrás que hacer nuevas redes y seguir con tu vida en el mar".


Joder !!! Ahora entiendo a Miguel, escuchando a su abuelo, se le abrieron los ojos de la vida y simplemente comenzó a vivir.

Me quede mirando el horizonte mientras el sol comenzaba a calentar, le agradecí a Aurelio el hospedaje y la charla. Me puse el casco subí a mi moto dispuesto a seguir camino, Levante mi mano en señal de despedida, me respondió de la misma forma levantando su mano al tiempo que me dijo, "ya sabes, corta las redes".

Vaya!!! con Aurelio el pescador, el filósofo, el psicólogo, el abuelo de Miguel.



2 comentarios:

  1. ME HA ENCANTADO EL RELATO, DAVID. Cortar las redes, un gran consejo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias como siempre, si un consejo bueno pero muchas veces no los aplicamos,...Un abrazo

    ResponderEliminar