La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada. José Ortega y Gasset

jueves, 5 de junio de 2014

De tigres y vacas


A pesar de lo que diga la gente, en ciertos países es mejor ser vaca que tigre, y sino daros un paseo por la India. Los tigres sufren una persecución sin par, porque después de toda la presión sobre su espacio que sufren, se les ocurre acercarse a los poblados a comer, o simplemente a ver que hacen los que invaden su hábitat, en cambio las vacas allí son como semidiosas malnutridas, que para mi , de lo bien que las tratan, hasta han copiado el afán y modelos de belleza de los humanos actuales y quieren mantener la línea, bueno simplemente no se las toca, ni se las molesta y campan a sus anchas. Que valor!! Como diría mi bisabuela, y que no las cojan y den de comer a los mas desfavorecidos. Pues no, no lo hacen.

Y os preguntareis a que viene esta historieta mental que os planteo hoy,  pues algo parecido resulta que pasa por aquí, si a uno se le ocurre ser tigre y protestar por algo, en seguida vienen las “castas políticas” o mediáticas y se encargan de hacer una persecución feroz a través de la selva, sin perdón, sin escuchar, a saco porque al tigre se le ocurrió gruñir y protestar.

En cambio si a una vaca sagrada,de las muchas que hay en países occidentales , se la ve realizar cualquier actividad con mucha mas carga delictiva, se la observa , se la sigue con la mirada y se la deja pasar por el camino de la burocracia administrativa.


Nada, que de vez en cuando, me da el ramalazo más anarquista y sin entrar en valoraciones personales, políticas o de ideas, me pregunto por que perseguimos a unos y a otros no. Tenemos “vacas sagradas” y las tenemos como semidiosas intocables y ¿por eso no reaccionamos?. Igual, es que las vacas dan leche a unos y a otros no, eso debe ser, y como el tigre solo causa problemas ….. 


       

2 comentarios:

  1. Lo que dices se entiende tan bien que no necesita aclaración alguna, como siempre. Añadiré que eso que denuncias es bochornoso, David.

    ResponderEliminar