La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada. José Ortega y Gasset

miércoles, 14 de marzo de 2012

Hay cosas que no se pueden enseñar, se deben vivir


El titulo, como muchas citas esta en mi memoria genética .Preparada para utilizar al menos atisbo de bajón.

“Nacemos inocentes. Sin emociones mezcladas, sin dudas, sin miedos, sin mentiras. Llegamos para descubrir, luminosos y coherentes. Vulnerables pero abiertos al mundo, animados por una curiosidad rotunda y radical, dotados de la pasión por vivir. Es entonces cuando empieza la búsqueda del sentido en una realidad diaria llena de luces y sombras, donde asaltan el amor, el miedo, la tristeza o la tentación…”
 Elsa Punset.

¿Porque perdemos esto, porque desaparece la curiosidad, porque aparecen los miedos y surge la desconfianza en uno  mismo?

Todo desarrollo lleva una parte de enseñanza guiada, los modelos adultos en los que nos fijamos refuerzan cualquier comportamiento, la otra parte que experimentamos, es la personal, ante algo que no tenemos referencias, ¿como actuamos?

Sin miedos afrontaríamos todo como un niño junto a precipicio, con el riesgo que conlleva. La experiencia ajena nos marca dándonos un raciocinio “cobarde” o de supervivencia. Caemos en la frustración si no sale bien, en vez de luchar hasta conseguirlo.

Si no damos un giro a nuestros miedos estaremos siempre encajonados sin evolución posible, en un “quise pero no supe” en un “podía pero no lo hice”. Recuperar nuestro avatar infantil o mejor, nuestra mente limpia de temores, puede hacer que vivamos mejor, sin miedos.

Solo tenemos esta vida para experimentar, para amar, para reír, para llorar, para vivir, simplemente vivir. Desperdiciarla, cobijándonos en la concesión o la tristeza no debería ser una opción.

2 comentarios: